El 69 aniversario de la Victoria de la Gran Guerra Patria

Año tras año los rusos y miles de personas de otros países se congregan en las calles de Moscú para ver lo que ya se ha convertido en un festival multitudinario que celebra la Victoria de los rusos contra los alemanes de la Alemania Nazi de Hitler.

Este año se ha celebrado, el 69 aniversario y como cada año se ha hecho un desfile de tropas, carros blindados, helicópteros, aviones, misiles y mucho más.

Rusia aprovecha para exponer y mostrar al mundo entero todo el armamento del que dispone, todo lo que uno pueda imaginar y más.

En Moscú vestido de gala, el desfile es la atracción principal, los tanques helicópteros equipados con misiles y volando a una altura que casi podrías tocarlos. Todo esto impresiona al espectador, tanto ruso como extranjero.

Pero, ¿de dónde viene esta celebración?

La Alemania nazi, representada por el General Feldmarschall Wilhelm Keitel, firmó la rendición incondicional el 8 de mayo de 1945 a las 22:43 hora central europea (9 de mayo a las 0:43 hora de Moscú), ante el Mariscal del Ejército Rojo Gueorgui Zhúkov, poniendo fin así a la Segunda Guerra Mundial en el continente europeo. La diferencia horaria explica por qué en los países occidentales la victoria se celebra el 8 de mayo (Día de la Victoria en Europa), mientras que en Europa Oriental se celebra el 9 de mayo.

El Día de la Victoria no fue conmemorado de modo generalizado en la URSS hasta después de veinte años, en 1965. Tras la disolución de la URSS se dejaron de celebrar los desfiles durante unos años, hasta que en 1995 se retomó la tradición en Rusia. Desde entonces, los desfiles en la Plaza Roja se han venido realizando anualmente, aunque el desfile militar se ha trasladado al monte Poklónnaia.

Metro Parque de la VictoriaEn el año 2005, al conmemorarse sesenta años de la derrota de los nazis, el desfile en la Plaza Roja contó de nuevo con la técnica militar.

En esta fecha tradicionalmente se producen desfiles militares (tanto de tropas “históricas” como contemporáneas) y de los veteranos, se colocan coronas en la Tumba del Soldado Desconocido, culminando la celebración con fuegos artificiales por toda la ciudad de Moscú.

Uno de los lugares más visitados es el “Parque de la Victoria” o “Park Pobedy”. En este parque se reúnen los moscovitos, y rusos de otros lugares de Rusia que vienen a rendir homenaje a sus soldados caídos (a sus abuelos, padres o hermanos…). Que además tiene una estación de metro preciosa con la escalera mecánica más larga del mundo. Cuenta con unas escaleras mecánicas de un solo tramo de 126,8 m de largo, con 740 escalones.

En este día todos tienen a quien recordar.

Pero al contrario de lo que se pueda imaginar uno, no es un día triste sino de celebración, el fin de una Guerra.

Lo que viene siendo típico en este día es no sólo el desfile, sino también el discurso del presidente y un lazo “el Lazo de Georgi” que simboliza humo y fuego (Negro y naranja).

Dicho lazo proviene de la “Orden de San Jorge”

Ria Novosti Shapka
La Orden Imperial y Militar de San Jorge, mártir y victorioso, es una distinción honorífica rusa que distingue exclusivamente méritos militares. Fue instituida como orden de caballería del Imperio ruso por Catalina II en 1789 para recompensar oficiales y soldados. Suprimida por Lenin en 1918, fue reinstaurada en 1994 por Borís Yeltsin. Hoy es una de las condecoraciones rusas más prestigiosas. Comprende cuatro clases y sus colores distintivos son el naranja con tres barras negras. La primera clase es la más alta distinción.

Durante la existencia de la Unión Soviética, el 9 de mayo se celebró en toda la Unión y en los países del Bloque del Este. Aunque la conmemoración fue introducida en muchas repúblicas soviéticas aproximadamente entre 1946 y 1950, sólo se convirtió en un día no laboral en las RSS de Ucrania (1963) y de Rusia (1965). En esta última, el día no laborable se dió en uno de los días de la semana (normalmente un lunes) a partir de 1966, si el 9 de mayo caía en un fin de semana (el sábado o el domingo).

La celebración del Día de la Victoria continuó durante los años siguientes. La guerra se convirtió en un tema de gran importancia en el cine, la literatura, las lecciones de la historia en la escuela, en los medios de comunicación y en artes. El ritual de la celebración obtuvo gradualmente un carácter distintivo con una serie de elementos similares: reuniones ceremoniales, discursos, conferencias, recepciones y fuegos artificiales.

Después del deterioro del comunismo en Europa Central y Oriental, la mayoría antiguos países de la URSS retuvo la celebración, aunque formalmente no es celebrada por algunos de ellos. En Rusia durante los años 90 el 9 de mayo no se celebró masivamente, porque las manifestaciones masivas al estilo soviético no encajaban con la forma en que los liberales que estaban en el poder en Moscú se comunicaban con los residentes del país. La situación cambió cuando Vladímir Putin llegó al poder. Comenzó a promover el prestigio de la historia y el gobierno soviético, todas las fiestas nacionales y conmemoraciones se convirtieron en una fuente para la autoestima nacional. Desde entonces el Día de la Victoria en Rusia ha estado cada vez más convirtiéndose en una alegre celebración en la que la cultura popular juega un gran papel. La celebración del 60 aniversario del Día de la Victoria de Rusia en 2005 se convirtió en la mayor fiesta nacional y popular desde el colapso de la Unión Soviética.

El 9 de Mayo es un día de celebración y fiesta para todo el pueblo ruso y para todas las personas que quieran venir a visitar la ciudad de Moscú en estas fechas. Si quieres visitar la ciudad en fiestas populares y sentir el corazón del pueblo ruso a pleno bombeo no dudes de visitar la ciudad de Moscú para el 9 de Mayo.
El próximo año se celebran los 70 años del fin de la guerra, se rumorea que sólo en la preparación previa se invertirán 2 millones de euros. Una suma que se quedará corta al finalizar el Día de la Victoria en Rusia.

Les dejamos el desfile completo de este año 2014 para aquellas personas que no haya podido asistir y pienses en la posibilidad de asistir el próximo año.