Monumentos interesantes en Moscú

El monumento a Laika en Moscú

La historia de Laika es muy conocida alrededor del mundo, pero vamos a recordarla de todas maneras: en el año 1957, la perra Laika se convirtió en el primer ser vivo terrestre en orbitar la Tierra. Lo hizo a bordo de la nave soviética Sputnik 2, el 3 de noviembre de 1957. Laika sobrevivió sólo unas horas a bordo de la nave y no retornaría con vida.

En homenaje a ella, en el año 2008 se inauguró un monumento en su honor. La estatua se halla cerca del centro de investigación militar en Moscú y es una reproducción de Laika parada sobre un cohete. El monumento fue inaugurado en la víspera del “Día del Astronauta” que se celebra el 12 de abril y que conmemora el vuelo espacial efectuado por el piloto soviético Yuri Gagarín, el 12 de abril de 1961. Muchos turistas se acercan a la estatua, construida en bronce, para rendir homenaje al can.

La perra rusa se convirtió en una heroína para el mundo entero y su nombre ha sido utilizado en innumerables ocasiones para campañas publicitarias, novelas, canciones e incluso una región del planeta Marte fue bautizada Laika.

La hazaña de la pequeña perrita callejera, que había sido entrenada para la travesía, abrió camino a las misiones espaciales tripuladas. El suyo fue el primero de varios intentos en los que también se utilizaron perros, en algunos casos con éxito.

Además de la estatua en Moscú, se ha homenajeado a Laika en incontables oportunidades alrededor del mundo. Hay canciones (la triste “Laika”, de Mecano, “Laika se va” del grupo argentino Massacre por mencionar algunas) y se crearon estampillas postales con su fotografía.

Por su importancia histórica, por su contribución al desarrollo del conocimiento aeroespacial, y por la ternura que su historia implica, la visita al monumento a Laika durante su viaje a Rusia es una visita obligada.