El Tren Transiberiano Moscú – Vladivostok

El-tren-Transiberiano

El tren transiberiano es una de esas reliquias del pasado que aún se pueden experimentar hoy en día. Con un recorrido de 9.259 km., es conocida por haber sido por más de un siglo la ruta de ferrocarril más larga del mundo, sólo superada hoy por el tren chino Yinxion, el cuál con sus 13. 000 kms. Une Madrid con la ciudad china de Yiwu, cerca de Shangai, lo que nos da una idea de las impresionantes distancias que recorren estos trenes. Pero a diferencia de su contraparte china, dedicada al comercio, el transiberiano es un tren diseñado para los amantes del buen viaje.

Partiendo desde la capital rusa, Moscú, hasta la ciudad de Vladivostok, cerca del Océano Pacífico, el viaje completo dura en promedio siete días y seis noches (aunque dependiendo del itinerario puede llegar hasta 18 días, e incluso más), duración comprensible si consideramos que cruza casi de canto a canto el inmenso territorio ruso.

El transiberiano es un lugar ideal para los amantes del plácido viajar, pues el tren y su itinerario se encuentran diseñados para satisfacer todos los gustos. Divido en tres clases (siendo la tercera reservada solo para rusos, por lo cual los visitantes sólo pueden viajar en primera y segunda), el tren permite una majestuosa vista de escenarios naturales imperdibles, como son el río Volga, los Montes Urales o el Lago Baikal. Además, cuenta con un menú de 18 páginas de largo en su vagón restaurante, el cuál sirve comida variada de acuerdo al lugar en el que se encuentren.

Por otro lado, el tren realiza múltiples paradas en diversas ciudades rusas, donde el viajero puede optar por alojarse en un hotel y conocer los atractivos locales (los cuáles iremos desarrollando en futuros posts) antes de proseguir con su travesía por el territorio ruso. Asimismo, al ser un viaje largo, el tren estimula el encuentro con otros pasajeros con los cuáles socializar y beber vodka juntos, si así lo desea el viajero.

En buena cuenta, el transiberiano es un deleite para todo aquél que tenga el tiempo de permitirse un viaje por Rusia largo y confortable, con la posibilidad de conocer nuevos paisajes y culturas y ganar experiencias inolvidables.