Historia de Moscú

La ciudad capital de Rusia, Moscú, es una de las ciudades más grandes e importantes del mundo.  Definitivamente Moscú es una ciudad increíblemente rica y variada en expresiones culturales, económicas, industriales, tecnológicas, artísticas, gastronómicas y mil cosas más, que se ha venido forjando a lo largo de muchos siglos, con una historia llena de altibajos, invasiones, desarrollo, logros y fracasos, pero sumamente interesante.

 

 

Ñêóëüïòóðà Þðèé Äîëãîðóêèé. ÌîñêâàSi bien es difícil dar una fecha exacta del surgimiento de Moscú, lo usual es remitirse a 1147  como el año en el que el príncipe Yuri Dolgoruki fundó lo que ahora sería la capital de Rusia. Se dice que en el camino de uno de sus viajes, Yuri llegó a un pequeño poblado, y sintiéndose mal atendido en el lugar, mandó a ejecutar al señor del poblado y tomó el lugar bajo su control.

Lo que sí es cierto es que los estudios arqueológicos realizados en Moscú, aseguran que ya había un asentamiento para el siglo XI.

El lugar se encontraba situado en una perfecta zona estratégica ya que quedaba en las zonas comerciales hacia los ríos Volga, Oka y Dniestr, por lo que el desarrollo de “Moskov” fue rápido y próspero, lo que llevó a Yuri a construir una pequeña fortaleza de madera que protegiera el lugar. Más tarde, esta fortaleza pasaría a ser el ahora Kremlin de Moscú. Sin embargo las adversidades no se hicieron esperar, y desde su fundación Moscú estuvo bajo el acecho de la Horda de Oro, tártaros y mongoles, y es que con su gran desarrollo, la ciudad era un objetivo muy llamativo. De hecho fue incendiada por estos invasores en dos ocasiones, lo que hizo de Moscú una ciudad emblema en el ideario colectivo de los rusos como ícono frente a las invasiones foráneas.

 

La edad de oro de Moscú la logró Iván III, ya que fue durante su reinado que la ciudad kremlin y riose convirtió en capital, sin embargo más tarde Pedro El Grande trasladaría la capital hacia San Petersburgo, lo que no le logró restarle importancia ni gloria a Moscú, que siguió siendo un punto estratégico en el comercio, e incluso seguía siendo el lugar de coronación de los monarcas. Fue con la revolución rusa de 1917 que marcó el inicio de la época soviética que Moscú volvió a ser la capital rusa, luego de que los bolcheviques decidieran instaurar su gobierno central en esta ciudad en lugar de San Petersburgo. Durante este período se lograron algunas de sus piezas más importantes, como los famosos metros.

 

 

 

desfile plaza roja

A pesar de las inclemencias de la Segunda Guerra Mundial, Moscú logró mantenerse fuerte y erguida, en constante expansión y crecimiento y se ha convertido en un centro turístico impresionante.