Plaza roja inviernoAl tocar el tema del clima en Moscú, invariablemente a la mayoría les viene a la cabeza la idea del frío extremo e insoportable, inviernos difíciles y temperaturas inhóspitas  que pueden llegar a desanimar a cualquier turista. Y no se puedo negar que Rusia es un país helado, sin embargo esto depende muchísimo de la zona y época del año, por lo que ese estereotipo del frío ruso no es más que eso, un estereotipo. De hecho, depende de las condiciones bajo las que organices tu viaje, puedes llegar a conocer una cara cálida de Rusia de la que poco se habla. Por esto te recomendamos siempre que puedas, planificar tu viaje durante los meses de verano, ya que el clima es bastante agradable y los paseos por la ciudad serán mucho más placenteros y confortables. Como dato, la temperatura promedio de Moscú es de 7 grados centígrados. La estación más duradera, claro, es el famoso invierno ruso, y no por gusto se ha ganado su reputación ya que las temperaturas solían descender hasta los -25 grados centígrados, sin embargo hoy en día difícilmente baja de los -10 grados, algo que le puedes “agradecer” al calentamiento global. El invierno comienza a sentirse desde finales de octubre pero llega ya con las nevadas un mes más tarde, a finales de noviembre, y se extiende hasta febrero. Es precisamente en febrero cuando llega lo más crudo del invierno, y durante un par de semanas las temperaturas pueden descender bastante. Si decides visitar Moscú durante este período, por nada del mundo de olvides de un buen abrigo, guantes y todo lo que necesites para las bajas temperaturas. Contrario a lo que dicen, a menos que vengas de un país tropical, no tendrás mayores problemas con el invierno ruso.

 

iglesia verano Luego del invierno viene la primavera, y como en todos lados, los árboles vuelven a llenarse poco a poco de hojas verdes, las flores comienzan a renacer y la temperatura vuelve a subir, llegando a un promedio de 20 grados. El verano es bastante variable, pudiendo cambiar en poco tiempo de 18 a 30 grados, y aunque durante el día haga calor, las noches suelen ser heladas por lo que te recomendamos que siempre te prepares un par de suéteres. El otoño, que suele iniciar allá por septiembre, va como es normal, acompañado de descensos en la temperatura, que generalmente oscila entre los 0 y los -8 grados.