AltaiOtra vez nos dirigimos hacia el sur. La República de Altái posee límites con Mongolia, China y Kazajistán. En su territorio se encuentran los ríos Katún y Biya, junto con el lago Teletskoye. En los últimos años, a la actividad agrícola que promueve la economía de la región, se la suma una creciente industria turística.

Sus ríos se originan en las montañas, y el profundo lago Teletskoye ha sido nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La región se halla atravesada por el macizo de Altái o “montañas doradas”, una cadena montañosa que recorre cuatro países: Rusia, China, Kazajistán y Mongolia.

Ésta región resulta muy atractiva para aquellas personas que practican turismo de aventura. Una de las opciones es el rafting. En un lugar conocido como “Extreme Park”, pueden realizarse también deportes de altura.

Cerca de la aldea Chemal, se puede realizar un recorrido sobre la represa hidroeléctrica a bordo del teleférico, y también, para los más jóvenes y osados, hacer “bungee jumping” o puentismo con el hermoso marco natural que ofrecen los acantilados.

Ésta región se diferencia de otras en Rusia por su oferta diferenciada y dirigida al turismo más joven. Las atracciones tradicionales como museos e Iglesias existen aunque no representan el entretenimiento principal.

En el camino hacia las montañas, es posible adquirir productos regionales, alimentos y artesanías en los mercados de estación. Algunos de los más buscados son la miel, que se presenta en su versión con nueces, los deliciosos pepinos en escabeche, los licores saborizados y la mermelada de fresas.