CrimeaLa península de Crimea es un Distrito Federal que, desde 2014, forma parte de la Federación Rusa. Rodeada por el Mar Negro y el mar de Azov, la bellísima Crimea limita al norte con Ucrania. Sus variados paisajes y su rica vida natural la convierten en un destino turístico muy atractivo para los viajeros de todos los países del mundo.

Su reciente adhesión al territorio ruso representa una importante adquisición como industria turística para el país.En sus costas encontramos una gran cantidad de bahías y de puertos. Durante la época de la Unión Soviética, Crimea fue uno de los balnearios más grandes y famosos. En su territorio  abundan las “Dachas”, denominación otorgada a las casas rusas de campo de finales del siglo XIX. Las Dachas se utilizan actualmente como casas de veraneo y de fin de semana.

Uno de los mayores atractivos turísticos de Crimea son sus bellísimos balnearios, que se cuentan entre los más populares en Europa del Este. Para quienes gustan de la medicina alternativa y natural, existen lugares en los que se ofrecen baños terapéuticos de barro, en los cuales los turistas pueden relajarse y tratar enfermedades que se relacionan principalmente con los dolores musculares y articulares.  Como en casi todas las ciudades de Rusia, aquí también usted podrá conocer sus monumentos antiguos y medievales y admirar los encantadores paisajes.

Crimea 2La ciudad de Simferopol es su capital. Recorrerla permite conocer la historia reflejada en sus calles de estilo ruso que fueron construidas durante el reinado de Caterina II. Posee una importante red de transporte público. El casco histórico de la ciudad, las reservas naturales con especies únicas, y el Museo de la Defensa Heroica son otros de los paseos que se pueden realizar en Crimea. También es interesante visitar la ciudad de Yalta, la cual posee un agradable clima mediterráneo y se encuentra rodeada de montañas. Es atractiva tanto en invierno como en verano. Su oferta de atracciones gastronómicas (bares, cafeterías, restaurantes, etc) es muy variada y abundante. Es posible visitar la Dacha Blanca, construida por Antón Chéjov y constituida hoy como museo.

En las playas de Yalta es muy común la práctica de deportes acuáticos, aunque también es muy adecuada para quienes busquen una playa tranquila para descansar.