EkaterimburgoY llegamos a la “ventana de Asia”, sobrenombre que recibe la ciudad de Ekaterimburgo por encontrarse rodeada por los montes Urales, los cuales son considerados como la frontera natural entre Europa y Asia.

Fundada por Pedro el Grande en el año 1723, la ciudad es el centro metalúrgico del país. De aquí se extraen piedras preciosas y minerales que ponen en marcha la industria pesada rusa. Es posible llegar a Ekaterimburgo a bordo del tren Transiberiano, que la visita durante su recorrido.

Tiene una imagen moderna, con grandes rascacielos, centros comerciales y otros atractivos que la convierten en un interesante destino para quienes disfrutan de admirar las bellezas arquitectónicas.

Es posible recorrer toda la ciudad transitando sólo una calle: la Avenida de Lenin, recorre toda su extensión durante 4,6 kilómetros.

El dique que se halla ubicado sobre el río Iset atrae asimismo a muchos turistas y locales, ya que allí se organizan numerosos festejos populares. En sus alrededores es posible visitar el monumento construido en homenaje a los fundadores de la ciudad, Vasili Tatíschev y Gueorg Vilguelm de Guennin.

Ekaterimburgo 2Entre los principales teatros de Ekaterimburgo se encuentra el tradicional Teatro Nacional de Ópera y Ballet, construido con estilo barroco. Frente a él se encuentra la Universidad Federal de los Urales Borís Yeltsin. También posee grandes encantos naturales, como el bosque Shartáshski, que contiene un bello y tranquilo lago en su interior. Este paseo al aire libre es muy elegido por los habitantes de la ciudad para realizar paseos familiares en bicicleta o quizás tomar una merienda con amigos, costumbres que usted podrá imitar durante su viaje.

La ciudad posee también, al igual que la mayoría de las ciudades rusas, una gran cantidad de Iglesias, como La Iglesia de la Sangre derramada, el Monasterio de Ganina Yama, que honra a la dinastía Romanov, y la Catedral de la Asunción.