Para un turista es fundamental conocer las opciones de transporte en la ciudad que visitará. Por supuesto lo más cómodo será moverse en taxi, pero ésto puede resultar costoso y, en algunos países como Rusia, conocer los transportes públicos puede resultar una excursión más.

Existen taxis oficiales, más costosos y los no oficiales. Los segundos ofrecen la posibilidad de compartir viaje, e incluso algunos mantienen recorridos fijos. Aunque a usted le resulte extraño compartir taxi con desconocidos, es una costumbre muy común y difundida en San Petersburgo. Es recomendable acordar la tarifa al tomarlo en todos los casos. También existen taxis femeninos manejados exclusivamente por mujeres. Si usted se aloja en un hotel, puede solicitar al personal que le consiga un taxi o pararlo en la calle.

Tranvia San PetersburgoLos autobuses y trolebuses son una buena opción para recorrer la ciudad de manera ágil y rápida. El billete se paga en efectivo una vez arriba del vehículo y es recomendable llevar cambio para agilizar el trámite. Funcionan entre las 6 de la mañana y las 12 de la noche. Existen varias líneas que comunican diferentes puntos de la ciudad. Asesórese sobre los recorridos en su hotel o en la oficina de información turística.

El sistema de tranvía de San Petersburgo es el más extenso del mundo, con 2,400 unidades circulando a lo largo de casi 700 km de vías. El inconveniente es que no abundan las líneas que atraviesen el centro de la ciudad.

MarshrutkaUna alternativa que ya hemos nombrado es la Marshrutka, autobuses pequeños con rutas fijas. El pasajero puede bajarse en cualquier punto del recorrido y se abona al conductor al subir. Siempre recuerde portar el dinero justo o cambio para facilitar el proceso de pago. Hay Marshrutkas que realizan diferentes recorridos por toda la ciudad. Es el segundo transporte más utilizado después del Metro.