Los Shin-Tsa en San Petersburgo

Los Shin-Tsa de PetrovskiEn un viaje a Rusia es fácil encontrar todo tipo de expresiones de casi cualquier cultura del mundo, y un reflejo de esto son las estatuas y los monumentos que se yerguen sobre el país.

Ya hemos hablado sobre esfinges egipcias y sobre esfinges griegas que se alzan como guardianes de los puentes que protegen. Le toca ahora el turno a unas curiosas y asombrosas esfinges un poco más exóticas que las anteriores. Se trata de los Shin-Tsa, unas extrañas esfinges chinas que se levantan sobre sus pedestales en el malecón Petrovski.

Estas esfinges fueron un regalo de los chinos en Jilin a Grodekov, quien a su vez las regaló a San Petersburgo en 1907, y se decidió colocarlas como las guardianas del malecón Petrovski con motivo de su reciente reconstrucción. Estas majestuosas estatuas se alzan justo a la orilla del Río Neva con su porte protectora y seria contemplando perpetuamente la otra orilla del río. Contrario a las otras esfinges, estos monumentos chinos no son mitad humanos sino un león de cuerpo completo, de hecho Shin-Tsa quiere decir precisamente león.

Lo curioso de los Shin-Tsa de Petrovski es que su rostro más pareciera el de alguna especie de perro que el de un león.