Nido de golondrinas en Crimea

Nido de golondrinas

Castillo en Crimea

En los cuentos de hadas o películas de fantasías suele ser bastante recurrente la escena de un hermoso palacio de piedra blanca construido en lo alto de una montaña y al borde de un acantilado, con el mar de un azul brillante golpeando las paredes del acantilado varios metros más abajo al son de la brisa marina y contra un cielo nítido y despejado. Pues déjanos decirte que no tendrás que recurrir a cuentos de hadas ni películas para encontrarte con un paisaje tan maravilloso, aunque te sea difícil de creer.

Existe y se encuentra en Crimea, específicamente en la ciudad de Yalta. Inicialmente, para el siglo XIX, lo que ahora es el castillo era una ostentosa vivienda de madera llamada “Castillo de amor”.

Sin embargo con el paso de los años la lujosa casa fue cambiando de dueños hasta llegar a las manos de Rajmáninov, una exitosa comerciante de Moscú que decidió demoler la estructura original y en su lugar construir un portentoso castillo de madera, que para principios del siglo pasado fue convertido por un comerciante en un restaurante y llamó a la construcción “Nido de golondrinas”, el nombre que perdura hasta el día de hoy.

Desgraciadamente, para 1927, un terremoto forzó a clausurar el castillo ya que fue devastado de tal forma que quedó inhabitable. El lugar pasó cerrado por cuarenta años hasta que por fin se le realizó una reconstrucción que le dió al castillo una belleza y un porte que no había tenido nunca.

Este edificio es el que aún se encuentra sobre el acantilado. Realmente el paisaje del lugar es impresionante: el nido de golondrinas imponente a lo alto del acantilado, con el Mar Negro acariciando la roca muy por debajo y extendiéndose en toda su plenitud mientras la brisa acaricio tu rostro. Lo mejor de todo es que aquí actualmente funciona un restaurante italiano, por lo que al además de disfrutar del magnífico paisaje podrás disfrutar de una comida estupenda durante tu viaje.