Stalingrado, guerra y cine

Viajando unos 30 kilómetros al sur de San Petersburgo llegaremos a la región de Leningrado, si seguimos viajando buscando la parte más septentrional finalmente llegaremos a un pueblo llamado Saperny, un lugar tranquilo, con gente amable y calles pintorescas como muchos otros pueblos en Rusia.

Lo que hace a Saperny diferente de cualquier otro pueblo, no sólo en Rusia sino en muchos otros países es el secreto que oculta en sus entrañas: un pueblo abandonado y olvidado. Aunque en realidad no es un pueblo ni está oculto, se trata de una ciudad abandonada que fue construida con ese fin en una base militar.

La verdadera pregunta es quién y por qué construiría una ciudad abandonada. Se trata nada menos que el escenario que fue utilizado para el rodaje de la película Stalingrado, dirigida por Fiódor Bondarchuk. Este extraño y escalofriante lugar se construyó en unos 6 meses bajo un presupuesto de nada menos que 5 millones de dólares.

Luego del rodaje y producción de la película, el escenario de Stalingrado ha quedado abierto al público y su entrada es gratuita por lo que podrás visitarlo sin que afecte tu bolsillo. Stalingrado se ha convertido en un artificial pueblo abandonado que merece la pena en cualquier excursión por Rusia.